Publicidad

2 de febrero de 2021

Imperativo de la UCOL, imprimir nueva visión para continuar su rumbo ascendente en beneficio de la sociedad colimense

 Habla la diputada federal Claudia Yáñez sobre la toma de protesta del nuevo rector Cristian Jorge Torres Ortiz Zermeño, “quien hará un extraordinario papel”, dijo.

Debe atender la Universidad los problemas educativos y sociales que se enfrentan por causa del COVID-19 en la entidad, como el abandono y la deserción escolar.

La Universidad de Colima (UCOL), con 80 años de trayectoria y fecunda labor educativa y formadora de profesionistas, se ha convertido en importante referente en nuestro estado y parte fundamental del desarrollo económico y social, dijo la diputada federal Claudia Yáñez Centeno, al manifestar su convicción de que la nueva administración que encabezará Cristian Jorge Torres Ortiz Zermeño le habrá de imprimir una nueva visión que le permita continuar su rumbo ascendente en beneficio de la sociedad colimense.

Entrevistada respecto a la toma de protesta del nuevo rector y del futuro de la institución, comentó que seguramente hará un extraordinario papel pues sus raíces lo vinculan con el fundador de esa noble casa de estudios que le pertenece a los colimenses y a todos los universitarios quienes también son partícipes del proyecto educativo estatal que ha consolidado a la UCOL.  

Agregó Claudia Yáñez que esta institución ha sido acreditada como la mejor Universidad de la región, reconocida a nivel nacional e internacional, y por los tiempos difíciles que la humanidad y nuestra población vive hoy con la pandemia, está obligada en aplicar modernas técnicas educativas que garanticen la buena formación de los estudiantes para que sean capaces de afrontar con éxito los desafíos que la vida nos va presentando.

Asimismo, apuntó que la Universidad de Colima sigue avanzando y con este cambio en la Rectoría “seguramente veremos un mayor involucramiento con otras instituciones de educación media y superior, en la búsqueda de soluciones a los grandes problemas educativos y sociales que  se enfrentan en la entidad, entre ellos, el abandono y la deserción escolar, por causa de la Pandemia del COVID-19.

Mencionó, entre los problemas sociales, al desempleo, la inseguridad, la delincuencia; la insuficiente  especialización en rubros de interés público que son potenciales detonadores del desarrollo económico regional como la industria del turismo y mayor eficiencia productiva y de comercialización en el sector agroalimentario y pesquero.

Citó, como ejemplo, que ya operan instituciones como la Universidad de Policía de la Ciudad de México, y en otras latitudes universidades de policía ministerial para la formación de personal altamente capacitado como técnicos o profesionistas que pudieran incorporarse a áreas policiales y coadyuven en la formación de policías estatales, municipales y de seguridad privada entre otras, que están haciendo falta en Colima.